20.3 C
Santa Rosa
sábado 6 marzo 2021
Inicio Provinciales Las sorprendentes esculturas de Relmo

Las sorprendentes esculturas de Relmo

Hay pueblos de nuestra querida provincia que sorprenden. Por la prolijidad de sus calles, por sus casas arregladas, por su colorido,  por su gente, por sus plazas… El epicentro de toda localidad, chica o grande, suele llevarse comentarios de elogio por parte de quienes son primeros visitantes o asiduos concurrentes al lugar. En muchos casos la variedad de árboles ,arbustos y flores que en ellas se encuentran, algún monumento en particular, obras de arte realizadas en el césped y otras más son retratadas por miles de cámaras cuyas fotos recorren el mundo.

En el departamento Quemú Quemú se encuentra la pequeña localidad de Relmo. Fundada el 19 de mayo de 1908 y hoy con algo menos de 300 habitantes es posible acceder a sus calles desde la ruta provincial 1, apenas 20 kilómetros después de haber dejado atrás la nacional número 5 y la vecina Catriló. Relmo es un vocablo indígena que significa “arco iris”, y tal vez pensando en los colores del mismo es que Nestor René González, presidente de la Comisión de Fomento, imaginó en su mente darle color a la plaza a través de distintas esculturas de madera. A partir de árboles que se secaron y que no hubo forma de recuperarlos fue creciendo aquel sueño para el que fue necesario llamar al artista piquense Ricardo Oscar Vivas conocido bajo el seudónimo de Ruca Huitrú quien motosierras en mano le fue dando vida a las ideas de “Gonzalito”, como lo conocen en el lugar.

Así podremos observar frente a la escuela a un niño sentado frente a una pila de libros ó la obras de arte que homenajean a la abuela Maruca Redondo (102 años de vida), al paisano en reflejo a la actividad más productiva de la zona, al fútbol que dice presente en todos lados, y por si fuera poco terminamos de sorpredernos ante la estatua dedicada al Covid 19, como para que quede en la historia el gran protagonista del año 2020. En relación a ello el artista publicó en su muro «gracias totales a cada Guerrero de la salud, gracias a su esfuerzo titánico, podremos sobrellevar esta pandemia, gracias mil gracias, ésta es mi forma de plasmar en arte, su sacrificio y amor por la humanidad».

Completando el recorrido veremos que para no desperdiciar material con los retazos de aquellas plantas se formaron bancos y mesas que embellecen el lugar, como así tambien la pintura de los tanques de agua, un muy buen trabajo que estuvo a cargo del artista Lilo Figueroa de  Colonia Barón.

Si nunca visitó este pequeño paraíso no dude en tomarse un tiempo y conocerlo, si además el deseo es descansar alli lo puede hacer ya que sobre la calle principal se alquilan dos cabañas para todo aquél que quiera pasar un día distinto.

- Advertisment -
- Advertisment -