15.4 C
Santa Rosa
martes 27 septiembre 2022
Inicio Sociedad General Pico: Nueve años a un padre por abusar de su hija

General Pico: Nueve años a un padre por abusar de su hija

Un padre fue condenado a nueve años de prisión, por ser autor del delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo. La víctima fue una hija y la sentencia fue dictada por el juez de audiencia de General Pico, Carlos Federico Pellegrino.

Los hechos ocurrieron en 2011, cuando la víctima tenía entre cinco y seis años, y su progenitor, de 46 años. Además la amenazó con matarla a ella y a su mamá si decía una palabra. En el juicio oral intervinieron la fiscala Ivana Hernández y la defensora particular Vanina Vallejos.

Pellegrino, en el fallo, indicó frente a las condiciones de vulnerabilidad de la niña, lo ocurrido debía ser “analizado con perspectiva de género y observándose el interés superior del niño”.

Al momento de evaluar la pena, tuvo en consideración como atenuantes solamente la falta de antecedentes condenatorios del acusado y su nivel sociocultural. En cambio, valoró negativamente la extensión del daño causado, la propia naturaleza de los hechos y la edad de la damnificada.

La sanción de nueve años coincidió con lo que había requerido el Ministerio Público Fiscal; mientras que la defensa había alegado por la absolución por aplicación del beneficio de la duda.

Abusó de hija y sobrina de su pareja.

Un hombre de 44 años fue condenado hoy a tres años de prisión en suspenso por abuso sexual simple como delito continuado y exhibiciones obscenas, en concurso real, en perjuicio de una sobrina de su pareja, y abuso sexual simple agravado por haber sido cometido mediante el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con una menor de 18 años, en perjuicio de una hija de su pareja. También el juez de control piquense, Diego Julio Ambrogetti, le impuso el cumplimiento de pautas de conducta durante cuatro años.

La causa se resolvió a través de un juicio abreviado presentado por la fiscala Ana Laura Ruffini, el defensor particular Agustín Cobreros y el propio acusado, quien admitió su culpabilidad. Las víctimas también fueron informadas sobre sus alcances.

En uno de los legajos se probó que el imputado abusó, en diciembre del año pasado, de una sobrina de su pareja, mediante tocamientos y besos, retirándose de la habitación ante la resistencia de la adolescente. Un par de meses después, el agresor ingresó al dormitorio de la víctima, comenzó a manosearla y, nuevamente ante su rechazo, efectuó exhibiciones obscenas.

El hecho restante ocurrió en diciembre del año pasado, cuando abusó sexualmente, y en reiteradas ocasiones, de la hija de su pareja de 13 años, también mediante tocamientos.​

- Advertisment -
- Advertisment -