• 24/02/2024 12:38

Nicaragua: sentenciaron a ocho años de prisión a un periodista que cubrió marcha religiosa

Ago 18, 2023

El periodista nicaragüense Víctor Ticay fue condenado a ocho años de cárcel por los supuestos delitos de «propagación de noticias falsas», «conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional» y «traición a la patria», tras cubrir una procesión católica durante la última Semana Santa.

El trabajador de prensa, quien se desempeñaba en canal 10 y estaba a cargo de la página de Facebook ‘La Portada’, fue detenido en esa oportunidad y esperó en la cárcel la sentencia definitiva, que se dio a conocer en junio, pero recién este jueves se hizo pública.

Ticay fue detenido el pasado 6 de abril, luego de la cobertura a la tradición de La Reseña, durante las festividades de la Semana Santa de la Iglesia católica. Las imágenes de la procesión fueron transmitidas a través de un Facebook Live en su cuenta personal y al día siguiente la policía llegó a su casa, decomisó su celular y lo trasladó desde Granada -su lugar de residencias- hacia Managua, la capital del país centroamericano.

«Estas condenas y detenciones son arbitrarias e inconstitucionales y forman parte de la estrategia de represión que el régimen de (Daniel) Ortega usa para silenciar a periodistas y medios de comunicación e infundir terror en la población que es acosada, violentada e impedida de su libertad de expresión», afirmó el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, a través de un comunicado.

Por su parte, los abogados de esa organización habían denunciaron que el periodista afrontó el juicio sin derecho a la defensa. La sentencia de culpabilidad había sido leída en la madrugada del 9 de junio de 2023, pero hoy se confirmó la pena.

Este episodio se dio en el marco de una avanzada del gobierno de Ortega contra la iglesia católica y el Vaticano, a la que acusó a principios de este año de ser una «mafia» y añadió: «Miren cuántos crímenes cometieron. Crímenes por tener regulaciones absurdas. Que comenten en el campo financiero, por malversar millones. Cargamos con esos horrores de quienes se presentan como santos».