• 23/05/2024 02:21

Insólito: el hombre que finge infartos para no pagar en restaurantes

Nov 5, 2023

Un hombre de 50 años y nacionalidad lituana convocó recientemente la atención de los medios españoles a raíz del insólito ardid que utiliza, con tenacidad inagotable, para no pagar la cuenta en los restaurantes. Conocido como el “gastrojeta” por la Policía de Alicante, el sujeto finge infartos para evadirse de abonar lo consumido, una conducta por la que ya fue detenido 20 veces el último año.

De acuerdo con la agencia EFE, el sujeto, cuya identidad no fue revelada, se vale consistentemente del mismo modus operandi. Se presenta en locales gastronómicos de buen nivel con apariencia de “turista ruso adinerado” y ordena comidas suculentas que suele acompañar con no uno, sino varios vasos de whisky. Una vez devorado el banquete, llega el momento su gran actuación: el hombre se toma el pecho, se lanza al suelo y simula estar sufriendo un ataque al corazón para ganarse la compasión del dueño del comercio de turno y no pagar la cuenta.

Aunque no es claro cuántas veces el lituano se valió del recurso para salirse con la suya, lo cierto es que fueron muchas las ocasiones en las que su acting no dio el resultado esperado: en total, 20 desde su primer arresto en Alicante en noviembre de 2022.

Según la prensa local, la última detención del “gastrojeta” ocurrió en la tarde del martes 19 de septiembre, cuando el sujeto quiso ahorrarse 34,85 euros en el restaurante-tapería “El buen comer” de la calle Mayor tras degustar una paella de mariscos y dos bebidas espirituosas.

Fuentes policiales señalaron que por su última simulación el “gastrojeta” es investigado por la Justicia local, que a días de su arresto ordenó la prisión provisional del empedernido estafador. Al tomar la decisión, el titular del juzgado de Instrucción 5 tuvo en cuenta la reiteración del delito cometido, según precisaron voceros judiciales cercanos al caso.

En el marco del proceso judicial, el lituano, que no habla español pero parece comprenderlo, fue auxiliado por un intérprete y aseguró que “no recuerda lo ocurrido” en “El buen comer”. Sin embargo, cuando los investigadores le preguntaron si había cometido con anterioridad esa clase de estafa, se limitó a sonreír y reconocer que lo había hecho.

Paella, whisky y casi dos horas de show

En diálogo con medios españoles, Juan Carlos García, el administrador del restaurante donde el “gastrojeta” montó su último espectáculo, dio detalles sobre el episodio que se vivió en su local y cuestionó la pena de tres meses de multa a razón de 10 euros diarios que solicitó la Fiscalía. Argumentó que “el escándalo” que protagonizó el individuo por casi dos horas generó un grave perjuicio para su negocio, ya que el estafador se lanzó al suelo junto a la puerta de entrada e impidió el paso de los clientes durante ese período.

“Entre que pagaba y no pagaba, que se tiró al suelo, y estaba bien o no y que llegó la Policía y lo levantó… Estuvimos entre una hora y media y dos sin poder facturar, con el restaurante totalmente parado por el escándalo. Y eso nadie lo paga”, se quejó García, y reflexionó: “Visto cómo actúa esta persona, no creo que deje de hacerlo. Su actitud da la sensación de que le da igual”.

Entre otras cuestiones, el administrador comentó que nada lo hizo sospechar de las intenciones del lituano. “Cuando entró en el restaurante se comportó normal, no había nada que destacar”, sostuvo, dado que pese a que aparentaba desconocer el idioma, sabía comunicarse sin problemas. Incluso recordó que “la palabra ‘whisky’ sí que sabía decirla”.

Finalmente, indicó que el último banquete del estafador consistió en “paella de marisco para uno” y un whisky “que se bebió de un trago”. Luego, el “gastrojeta” se dispuso a retirarse del establecimiento sin pagar, pero lo detuvo un camarero que se percató de su intención. Fue entonces cuando se tiró al piso e inició su más reciente actuación, que por supuesto no fue creída por los dueños del restaurante, quienes llamaron a la Policía.