• 22/04/2024 19:54

«Antecedentes violentos del acusado por el incidente con el Presidente: el perfil agitado de Gastón Mercanzini»

Dic 11, 2023

Gastón Mercanzini, el ex funcionario municipal señalado por lanzar una botella hacia el presidente Javier Milei durante su recorrido desde el Congreso hacia la Casa Rosada, tiene una historia previa de confrontaciones y episodios violentos, según registros del Ministerio Público Fiscal porteño.

Este individuo de 51 años estuvo bajo la lupa de la justicia federal por diversos incidentes, incluyendo uno en julio pasado, cuando fue detenido por atacar una camioneta del Gobierno porteño a golpes con una varilla de hierro. En aquella ocasión, Mercanzini, quien afirmó encontrarse sin hogar, fue acusado de destruir el parabrisas y el vidrio del conductor de la Citröen Berlingo.

El ex funcionario, con antecedentes por desobediencia a la autoridad y daño agravado, había generado problemas previos en un parador del GCBA en Parque Chacabuco, donde, según testigos, protagonizó incidentes con el personal del lugar, lo que lo llevó a ser excluido de su ingreso.

Después de ser arrestado por el ataque a la camioneta, Mercanzini fue sometido a un proceso abreviado que le impuso el uso de una tobillera de geolocalización, restringiendo su movimiento solo al territorio porteño. Sin embargo, incumplió repetidamente esta orden judicial, merodeando áreas restringidas y cajeros automáticos durante la noche, según fuentes judiciales.

A pesar de esta serie de eventos, hasta el momento no se han registrado condenas definitivas en su contra en ninguno de los fueros de instrucción ni en el fuero federal. Sin embargo, su historial de desobediencia y comportamiento agresivo ha generado preocupación entre las autoridades.

El juez federal Ariel Lijo emitió una orden de detención contra Mercanzini por el incidente en el que se le acusa de arrojar la botella al presidente. La Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal (PFA) está a cargo de ejecutar dicho arresto, en medio de crecientes preocupaciones sobre el comportamiento y la conducta violenta del acusado.