• 22/04/2024 20:10

Terminó la ronda de testigos y el martes habrá un careo entre el abuelo de Lucio y una abogada

Dic 15, 2023

Durante la audiencia de hoy, la cuarta del juicio oral que se le sigue a la jueza Ana Clara Pérez Ballester y a la asesora Elisa Alejandra Catán, se escucharon los últimos tres testimonios y se incorporaron por lectura pruebas documentales y fílmicas. El debate continuará el próximo martes, a las 8, con el careo entre Lucio Ramón Dupuy y la abogada Adriana Alicia Mascaró y los alegatos de cierre.

Pérez Ballester, titular del Juzgado de la Familia, Niñas, Niños y Adolescentes N° 1, y Catán, a cargo de la Asesoría de Niñas, Niños y Adolescentes N° 2, ambos organismos de General Pico, están acusadas de mal desempeño de sus funciones en la tramitación de los legajos por la tutela y el cuidado personal de Lucio Dupuy, el niño de 5 años que el 26 de noviembre de 2021 fue asesinado por su madre, Magdalena Espósito Valenti, y su pareja, Abigail Páez.

Con las testimoniales de hoy, concluyó la ronda de testigos. Al final fueron 33 las personas oídas por el Jurado de Enjuiciamiento durante esta semana, ya que las defensas desistieron del resto de los testigos que estaban previstos originalmente.

En la jornada del próximo martes está previsto que se realice un careo entre el abuelo paterno de Lucio y Mascaró, la abogada que fue contratada por aquel y que asesoró a la tía política del niño, Leticia Hidalgo, cuando firmó el acuerdo de cuidado personal con Espósito Valenti, para que la madre volviera a tener a su hijo. En realidad ese trámite iba a practicarse hoy, pero se postergó porque Dupuy estaba fuera de la provincia.

¿Por qué se pidió el careo? Porque al declarar en el debate, el abuelo afirmó que “a Mascaró le mostramos un montón de pruebas. Fotos donde ellas hacían cosas delante de Lucio, de plantas de marihuana en macetas, de chats con agresiones a Christian (Dupuy)… todo eso no sirvió para nada. Esas pruebas Mascaró se las llevó a la jueza Pérez Ballester y nos dijo que la jueza le había manifestado que (Lucio) no iba a estar mejor que con la mamá”.

La abogada, en cambio, al ser interrogada sobre ese punto, afirmó que “jamás me entregaron eso… Si hubiera sido así, jamás hubiera aceptado que se firmara el acuerdo”. También negó que haya expresado que no podían ir contra la madre. “Solo recibí una foto, que me mandó Leticia, porque la mamá le había hecho a Lucio un corte de pelo raro. Pero eso no era para sospechar sobre una situación de riesgo”, aseveró.

El jurado que lleva adelante el debate está conformado por Fabricio Luis Losi, presidente del cuerpo y del Superior Tribunal de Justicia; las diputadas provinciales María Silvia Larreta y María Andrea Valderrama Calvo; y las abogadas por la matrícula, Silvina María Garro y María Natalia Gaccio, quien fueron designadas a través de un sorteo.

La acusación está a cargo del procurador general subrogante, Guillermo Sancho –reemplazó al titular, Mario Bongianino, quien se excusó después de ser recusado por Catán–; y por las defensas intervienen el abogado particular, Pablo Rodríguez Salto (Pérez Ballester) y la defensora general Carina Ganuza y la defensora oficial, Ana Carolina Díaz (Catán).

Testigos.

María del Carmen García Fava, coordinadora provincial del Centro Público de Mediación y Resolución Alternativa de Conflictos Judiciales (Cepumeju).

La testigo dio detalles de cómo son las entrevistas de admisión de la mediación, donde en las causas de familia se tratar de armar el genograma familiar, una especie de árbol genealógico en el que busca conocerse la estructura de la familia. También indicó que a través de esas preguntas pueden detectarse situaciones de violencia o maltratos. El organismo no cuenta con equipos técnicos. “Nadie avanza en una mediación si alguien no quiere. Incluso si el mediador observa posibles situaciones de vulnerabilidad puede cerrar la mediación”, manifestó.

“Trabajamos con la palabra de la gente, y permanentemente preguntamos cómo se sienten porque, de por sí, estar en medio de un conflicto no es cómodo. Incluso, en ese contexto donde buscamos que la gente se sienta cómoda, permitimos que terceras personas que no están en la mesa de mediación, participen de una audiencia; como por ejemplo una abuela o una nueva pareja”.

“Los acuerdos totales no se reabren. En esos casos pedimos que abran otro expediente. En cambio los acuerdos parciales o a términos sí se reabren. No obstante, la gente puede recurrir a la mediación todo el tiempo”.

“Los niños, en general, no participan de las mediaciones. De 20.000 mediaciones, pudieron venir cuatro o cinco niños o niñas”.

“Los mediadores no decidimos demasiadas cosas; lo que podemos decidir es el cierre de la mediación. Las decisiones las toman entre las partes. Si se llega a un acuerdo es porque las partes que estaban en la mesa acordaron algo”.

“En diez años que llevo en la mediación solo una vez vino una niña de cinco años; los otros niños o niñas fueron mayores”, respondió García Fava ante una pregunta de la diputada Larreta.

Celia Marina Assel, mediadora en Santa Rosa.

La testigo medió, en medio de la pandemia, ante un pedido de Espósito Valenti para que Christian Dupuy, padre de Lucio, cumpliera con el pago de la cuota alimentaria. “Fue un acuerdo sin demasiada oposición. Tal fue así que se convino lo de los alimentos y luego el papá propuso acordar un régimen comunicacional. La mamá accedió y acordaron un proceso de revinculación porque el papá hacia tiempo que no veía a su hijo. Ese proceso fue primero por teléfono y luego pudiendo compartir tiempo con él en General Pico. Además la madre dijo que si ella viajaba a Pico, le avisaría al padre para que también pudiera ver a su hijo en esas circunstancias”.

Assel afirmó que Christian Dupuy, en ese momento, “solo hizo un reclamo por el régimen comunicacional, pero no por el cuidado personal”.

María Sofía Peroni, exempleada de la Defensoría Civil N° 3 de Santa Rosa.

La testigo participó del proceso de mediación entre Espósito Valenti y Dupuy por los alimentos. Ese proceso comenzó en septiembre de 2020. Inclusive asesoró a la progenitora cuando el padre solicitó el régimen comunicacional. Ratificó que Dupuy pidió eso, pero que nunca reclamó el cuidado personal de Lucio.

En el final de la jornada, cada una de las partes pidió incorporar por lectura las pruebas documentales y fílmicas que el jurado tendrá en cuenta al momento de dictar la sentencia. Además Rodríguez Salto pidió sumar dos videos, que fueron exhibidos hoy en el recinto de la Cámara de Diputados.

Uno correspondió a una audiencia que el ministro del STJ, Eduardo Fernández Mendía, mantuvo con funcionarios vinculados al fuero de familia; y otro a una entrevista realizada por un cañal porteño a Christian Dupuy y Maximiliano Dupuy, donde el padre dijo, entre otras cosas, que “tratamos de tenerlo (a Lucio) muchas veces y nos dieron la espalda”.

Por su parte, Ganuza requirió que se sumen reportajes que fueron subidos a YouTube y una entrevista efectuada por un diario nacional a la abuela paterna.​