• 25/04/2024 01:36

Un “hoyito tipo Kirk Douglas”, un estudio de ADN y una feliz bienvenida: el día que Guillermo Coppola reconoció a su tercera hija

Mar 20, 2024

El empresario había tenido una relación ocasional con la madre de la beba que por ese entonces reclamaba su paternidad. “Tardé cero en reconocerla”, contó el exrepresentante de Diego Maradona
En alguna oportunidad se definió como un padre ausente, aunque siempre aclaró que jamás le faltó nada a ninguna de sus hijas. Padre de cuatro mujeres, Guillermo Coppola se emociona cada vez que se refiere a cada una de ellas, quienes nacieron frutos de distintas relaciones del empresario que por estos días disfruta del estreno de Coppola, el representante, la serie de Star+ que cuenta su vida.
Su hija mayor se llama Natalia, y es fruto de la relación de quien fuera manager de Diego Maradona e Isabel Ferri, de quien se separó cuando la beba tenía tres meses. Luego, estuvo en pareja con Amalia Yuyito González y de aquel amor nació Bárbara, quien por estas horas se refirió a una versión que surgió entorno a ella en la serie. Según cuentan en la ficción, Coppola le habría pedido a su entonces esposa que interrumpiera aquel embarazo. Sin embargo, las dos figuras se encargaron de desmentirlo.

“Ella (por Yuyito) salió con ese tema diciendo que no había existido tal situación, que jamás yo hubiera hecho una cosa así. No estaba preparado ni nada, yo no sabía que iba a salir esa escena”, dijo el empresario y continuó: “A mí no me molestó porque yo sabía que no era así. Yo tengo una hija hermosa y no tengo que rendir examen con ninguna hija porque tengo una relación estupenda con todas. Y feliz de ser padre de cuatro hijas”.
Por su parte, leyó un mensaje que recibió de Bárbara al momento de ver la polémica que se generó al respecto. “Hola, pa, ahí los estoy escuchando con mamá. Yo te amo con todo mi corazón, vos me hacés llorar. Gracias por existir y sé cómo sos, ni más ni menos. Yo no tengo nada que reprocharte”, le escribió la arquitecta.
Su tercera hija se llama Camila y su primer encuentro fue cuando tenía poco más de un año. Por caso, la reconoció luego de un estudio de ADN. La joven nació fruto de una relación ocasional entre Guillermo Coppola y su madre, 24 años atrás. Así lo recordó el empresario en una entrevista que le brindó a Catalina Dlugi en julio de 2021 en su programa radial Agarrate Catalina (La Once Diez). “Tardé cero en reconocerla”, dijo ante la consulta y reveló detalles de la primera vez que vio a la beba luego de recibir el llamado desde una sociedad de hijos no reconocidos que se encontraba sobre la Avenida Rivadavia, cerca de la autopista General Paz.

“Encontré a una señora, que era la que estaba haciendo el reclamo, con una bebita que tenía en la pera el hoyito tipo Kirk Douglas”, recordó el representante sobre la característica (similar a la del actor y productor estadounidense) que en esa primera instancia le hizo notar que aquella niña podría ser su hija. “Sí, puede ser”, se dijo a sí mismo.

Guillermo se puso a disposición, se hizo los exámenes de ADN, que arrojaron resultado positivo. “¡Y era!”, continuó el empresario que de inmediato reconoció a Camila, quien a partir de entonces comenzó un vínculo tanto con su padre como con sus hermanas.

En tanto, admitió que en ese momento no reconoció a la mujer que reclamaba la paternidad. “La verdad, tengo que ser honesto, no me acordaba de la mamá. Me acordaba poco. Había pasado mucho tiempo, casi dos años, que yo no la veía -explicó- Entendí que por ahí podría haber encontrado otra forma (de contarle sobre su hija) pero es el día de hoy que tenemos una relación excelente”, sostuvo.
En aquel momento, Guillermo le contó la buena nueva, que tenía otra hija, a su gran amigo Diego Maradona, quien también celebró la noticia. “Voy a ser el tío”, “voy a ser el padrino”, repetía el exfutbolista. “Se puso feliz”, recordó el manager que también lamentó que por ese entonces El Diez no siguiera sus pasos: “Por ahí él quizás se manejaba de manera distinta. Me felicitó, lo destacó, pero no siguió el ejemplo”. Años después, el exmarido de Claudia Villafañe (madre de sus hijas Dalma y Gianinna) volvería a convertirse en padre de Dieguito Fernando -fruto de su relación con Verónica Ojeda-, y más tarde, reconocería y se reencontraría con Jana Maradona -hija de Valeria Sabalain- y Diego Junior -a quien tuvo con Cristiana Sinagra-.

Elisabetta es la menor y la cuarta hija de Guillermo Coppola, fruto de su relación actual con su esposa, Corina Juárez. La adolescente tiene 15 años y su familia le organizó un espectacular festejo en diciembre pasado. “Soñar y planear la fiesta de mi hija más chica fue la zanahoria que me puse hace 14 años cuando no tenía un sope (peso). Estaba seco y arruinado, porque yo me fui de al lado de Diego Maradona sin un peso. Dejé contratos, representación, poderes. Dejé todo. Si me hubiese quedado al lado de él, hoy sería otro Guillote, sería mega macro millonario. Todo el mundo lo sabe, yo me fui de la vida de Diego y arranqué desde cero”, le dijo el empresario a Teleshow.

La fiesta se llevó a cabo en un exclusivo salón ubicado en la zona de Pilar y contó con distintos shows de Marama y Tiago PZK. Además, Elisabetta tuvo diferentes cambios de vestido. Allí, estuvo rodeada por todos sus seres queridos: amigos y compañeros del colegio, familiares, y sus tres hermanas mayores.

“Sueño de padres cumplido. Poder festejar los quince de Eli, catorce años atrás era improbable. Era una ilusión muy lejana la de poder hacer la fiesta que hicimos. Cori fue la que se la puso al hombro toda la organización -detalló Coppola- Uno vive rodeado de amigos y los amigos siguen estando, me apoyaron mucho para cumplir este sueño de todas las maneras posibles. Gracias a muchos de ellos, que son incondicionales, pudimos hacerla. Ojalá los tenga hasta el último día. Fueron momentos de mucha emoción. Yo soy muy sensible y ver a Eli en el escenario, bailando tan feliz, me sigue emocionando. Con Cori nos miramos y nos quedamos sin palabras… ella tenía un sueño y lo hicimos realidad”.