• 24/04/2024 21:57

Canadá: comenzó investigación sobre desastre del Titán

La Junta de Seguridad del Transporte de Canadá anunció el viernes la apertura de una investigación sobre la pérdida del sumergible Titán, que implosionó en un viaje en alta mar hacia los restos del Titanic, causando la muerte de los cinco ocupantes, mientras familiares y allegados lloraban por las consecuencias irreparables que ocasionó esta tragedia.

En un comunicado, la Junta informó que iniciaba «una investigación de seguridad sobre las circunstancias de esta operación», ya que el buque de apoyo del Titán, el Polar Prince, tenía bandera canadiense.

Los restos del sumergible Titán, desaparecido desde el domingo, fueron detectados el jueves por un vehículo robótico de buceo desplegado desde un buque canadiense en el marco de un esfuerzo internacional de rescate.

La nave perdió el contacto con un barco de superficie al cabo de 1 hora y 45 minutos de un descenso de 2 horas, y sus restos fueron descubiertos en el lecho marino a unos 488 metros de la proa del Titanic, a unos 4 kilómetros de profundidad, según el contralmirante John Mauger, de la Guardia Costera estadounidense.

El contralmirante dijo a los periodistas el jueves que los restos eran consistentes con «una implosión catastrófica del vehículo».

Entre los cinco fallecidos se encontraba Stockton Rush, fundador y consejero delegado estadounidense de OceanGate Expeditions, que operaba el sumergible y cobraba 250.000 dólares por persona por hacer el viaje del Titanic. Él pilotaba la embarcación.

Los otros eran el multimillonario y explorador británico Hamish Harding, de 58 años, el empresario de origen paquistaní Shahzada Dawood, de 48 años, y su hijo de 19, Suleman, ambos ciudadanos británicos, y el oceanógrafo y francés Paul-Henri Nargeolet, de 77 años.

«Estos hombres eran auténticos exploradores que compartían un marcado espíritu de aventura y una profunda pasión por explorar y proteger los océanos del mundo», declaró OceanGate.

La British Asian Trust emitió un comunicado en nombre de la familia Dawood: «Con profundo dolor, lamentamos la trágica pérdida de Shahzada y su querido hijo, Suleman, que se habían embarcado en un viaje para visitar los restos del legendario Titanic en las profundidades del océano Atlántico».

La cobertura mediática mundial de la búsqueda eclipsó las secuelas de un desastre mucho mayor, el naufragio de una embarcación de migrantes frente a las costas de Grecia la semana pasada, en el que murieron cientos de personas.

Equipos de Estados Unidos, Canadá, Francia y Reino Unido habían pasado días rastreando una vasta franja de mar abierto en busca del Titán.

Una aplicación marina mostraba que el buque de investigación francés Atalante, que había acudido a la zona a petición de la Marina estadounidense, seguía en las inmediaciones el viernes. No llegó a la zona de búsqueda hasta el jueves con su robot de aguas profundas.

«ANOMALÍA» EN LOS DATOS ACÚSTICOS

Mauger, de la Guardia Costera de Estados Unidos, dijo que era demasiado pronto para decir cuándo el Titán sufrió el accidente.

Dijo que las boyas de sonar utilizadas en el agua durante más de tres días no habían detectado una implosión.

La posición de los restos, relativamente cerca del naufragio, sugiere que se produjo cerca del final del descenso del domingo.

La Marina de Estados Unidos dijo que un análisis de los datos acústicos detectó «una anomalía consistente con una implosión o explosión» cerca de la ubicación del sumergible cuando se perdió la comunicación con Titán.

Un alto cargo de la Marina dijo en una declaración citada en primer lugar por The Wall Street Journal que su información «aunque no es definitiva» fue compartida con los comandantes de la misión de búsqueda.

El WSJ, citando a responsables de defensa estadounidenses no identificados, dijo que el sonido fue captado por un sistema utilizado para detectar submarinos enemigos.

El cineasta James Cameron, quien dirigió la película «Titanic», ganadora de un Oscar en 1997 y que contribuyó en gran medida a reavivar el interés mundial por el transatlántico británico hundido en 1912, dijo que se enteró de los hallazgos acústicos enmenos de un día y que sabía lo que significaban.

«Envié correos electrónicos a todos mis conocidos y les dije que habíamos perdido a unos amigos. El submarino había implosionado. Ahora mismo está en el fondo hecho pedazos. Lo envié el lunes por la mañana», dijo Cameron a Reuters.

Las preguntas sobre la seguridad del Titán surgieron en 2018 durante un simposio de expertos de la industria de sumergibles y en una demanda del exjefe de operaciones marinas de OceanGate, que se resolvió más tarde ese año.

«Puede haber llamadas para una mayor regulación, una mejor comprensión de cómo se diseñan, construyen y certifican este tipo de vehículos para su uso en estos entornos de aguas profundas», dijo Stefan Williams, profesor de robótica marina en la Universidad de Sídney.

El científico y periodista Michael Guillen, quien sobrevivió a una expedición en 2000 en la que quedó atrapado en la hélice del pecio, dijo: «Independientemente de que encontremos el buque y determinemos qué fue mal con él, tenemos que detenernos, hacer una pausa y plantearnos esta pregunta: ¿por qué quieres ir al Titanic y cómo puedes llegar allí de forma segura?»

El Titanic se hundió tras chocar contra un iceberg en su primer viaje, matando a más de 1.500 personas a bordo. Se encuentra a unos 1.450 kilómetros al este de Cabo Cod, en Massachusetts, Estados Unidos, y a 640 kilómetros al sur de San Juan de Terranova.