• 23/05/2024 02:16

Dos niños murieron por inhalación de monóxido de carbono en Neuquén

Jun 30, 2023

Dos hermanos, de 4 y 7 años, murieron hoy en una casa ubicada en la localidad neuquina de Plottier por inhalación de monóxido de carbono, mientras sus padres fueron hospitalizados con el mismo diagnóstico de intoxicación, informaron fuentes sanitarias.

El hecho sucedió a las 13.30 en una vivienda del Parque Industrial Plottier, ubicado en la calle Rafael Obligado al 1220, donde los cuatro miembros de la familia sufrieron los efectos de la intoxicación por monóxido de carbono, con resultados letales en el caso de los niños, una nena de 4 años y un varón de 7.

Pablo Ruiz, secretario de Coordinación y Relación con la Comunidad de Plottier, confirmó a Télam que el episodio respondió a «un accidente doméstico y la empresa proveedora de gas de Neuquén Camuzzi está investigando los artefactos de calefacción dentro del domicilio para saber cuáles fueron las causas de este hecho».

A pesar de que llegaron al hospital sin signos vitales, el equipo de la institución aplicó todo el protocolo de maniobras para estos casos, sin resultados positivos.

Ruiz indicó que la vivienda en cuestión «se encontraba en buenas condiciones» y tanto la «unidad criminalística de Neuquén, bomberos voluntarios y la Policía de Plottier trabajaron en el lugar».

Sobre las causas que derivaron en la intoxicación masiva, el funcionario indicó que «continua» en materia de investigación y están analizando todos los equipos de calefacción que había en el lugar.

«Puede haber un montón de causas detrás de este hecho, como puede ser una mala instalación de gas o un calefactor en mal estado», destacó.

Por su parte, los padres de los niños fallecidos, un hombre de 33 años y una mujer de 29, fueron trasladados al hospital de Plottier donde continuaban esta noche internados en «estado de observación, pero fuera de peligro».

«Nosotros venimos desde hace años con una campaña para prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono, porque muchas veces los vecinos dejan las hornallas prendidas, y estos consumen mucho oxígeno, al igual que las pantallas de calefacción y de ahí puede terminar en el problema como la inhalación del monóxido de carbono», remarcó Ruiz.

El monóxido de carbono es un gas muy tóxico para las personas y los animales. Ingresa al organismo a través de los pulmones y desde allí pasa a la sangre, ocupando el lugar del oxígeno.

Este gas reduce la capacidad para transportar oxígeno de la sangre y hace que las células no puedan utilizar el oxígeno que les llega. Se caracteriza por no tener olor, color, sabor y no irrita los ojos ni la nariz, según precisó el ministerio de Salud de la Nación.

Las intoxicaciones con monóxido de carbono son más frecuentes en épocas de bajas temperaturas, porque aumenta el uso de todo tipo de calefactores y porque suelen cerrarse las puertas y ventanas, impidiendo la ventilación y también la salida de los gases tóxicos que se acumulan en el interior de las viviendas.

El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de cualquier material que contenga carbono: gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos, etc,,en un ambiente con una concentración de oxígeno escasa o insuficiente.

Se debe sospechar una intoxicación con monóxido de carbono cuando una o varias personas al mismo tiempo, que estuvieron en un ambiente cerrado, presentan síntomas, tales como dolor de cabeza; mareos; somnolencia; debilidad; cansancio; náuseas/vómitos; pérdida del conocimiento y/o convulsiones; palpitaciones; dolor de pecho; paro cardiorrespiratorio.

Por eso es fundamental el control de la instalación y el buen funcionamiento de artefactos y además de mantener los ambientes bien ventilados; no dormir con brasas o llamas encendidas; no usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente; no mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.

A su vez, el calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados y no encender motores a combustión en ambientes cerrados, en sótanos o garajes.