• 29/09/2023 10:59

En el mundo hay 1.600 millones de personas que viven con escasez de agua

Jul 27, 2023

Al menos 44 países no tienen suficiente agua potable para abastecer a sus habitantes según la UNESCO.

En la actualidad y según la UNESCO hay 1.600 millones de personas que viven con escasez de agua absoluta, es decir, no tienen el recurso hídrico para consumir, producir o realizar cualquier otra de sus necesidades básicas.

Solo por citar un caso, fuimos testigos recientemente de una crisis hídrica sin precedentes en Uruguay producto de la sequía que afectó al país y que disminuyó considerablemente sus reservas de agua potable.

“Las ciudades no solo son grandes consumidoras de agua, sino que también ejercen la mayor presión sobre los sistemas e infraestructura. El aumento de la población urbana va de la mano de un aumento de la demanda de agua para la fabricación, la generación de energía térmica y el uso doméstico”, explicó Víctor Guajardo, gerente general de Amanco Wavin Argentina.

El agua dulce es el recurso más importante para la humanidad, es un bien transversal a todas las actividades sociales, económicas y ambientales. Es una condición para toda la vida en el planeta, un factor propicio para cualquier desarrollo social y tecnológico, además de una fuente de bienestar y cooperación.

La realidad es que todos, personas, organizaciones, gobiernos y empresas pueden aportar para hacer un uso más responsable de este valioso recurso. Tomando en consideración que uno de los principales desafíos es contener la fuga de agua en las tuberías, que puede ascender a más de un 40% del recurso hídrico.

Sin embargo, este no es el único frente en el que podemos trabajar, otra oportunidad de impacto es el uso del agua de lluvia, en la que ya muchos países vienen avanzando. “Justamente para no agotar nuestros recursos de agua dulce subterráneos, las soluciones de uso de agua de lluvia son una fuente muy importante de excelente calidad para que las comunidades, grandes edificios e incluso las familias puedan contribuir a preservar este valioso recurso”, finalizó Guajardo.

Los países tienen grandes oportunidades para hacer uso de agua de lluvia y disminuir así la demanda de agua potable de fuentes tradicionales al usar el recurso pluvial para actividades de toda índole doméstico e industrial. Las soluciones integradas de gestión del agua de lluvia logran utilizar este recurso, pero, además, contrarrestar el riesgo de calles inundadas y evitar el estrés por calor urbano impulsando la ecologización de las ciudades.

En este sentido, los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS) buscan, a través de distintas metodologías, recrear las condiciones naturales de la zona antes de que existiese construcción alguna. Facilitando que el agua de lluvia sea gestionada en el mismo lugar donde cae sin necesidad de ser transportada por kilómetros hasta el lugar de desembocadura del sistema pluvial, y reduciendo al mínimo la escorrentía superficial a fin de no sobrecargar los sistemas de drenaje urbanos.

Este tipo de soluciones, por lo general, son más económicas y rápidas de ejecutar que las soluciones de alcantarillado tradicional. Además, son fácilmente adaptables para funcionar como un componente paisajístico en la zona de intervención y debido a la gran versatilidad morfológica de estas soluciones, es posible implantarlas en espacios públicos (como plazas, parques, bulevares, veredas), playas de maniobras, estacionamientos e, incluso, dentro de edificaciones.

Frente a esta problemática, Amanco Wavin está redefiniendo la industria de las tuberías y sistemas para el manejo de agua a través de soluciones eficaces e innovadoras, con su propósito de construir entornos saludables y sostenibles. La última incorporación de la empresa al portafolio de Argentina, son las novedosas celdas plásticas Aquacell para el manejo de aguas de lluvia, una solución plástica diseñada para facilitar la ejecución de sistemas enterrados de almacenamiento y/o retención de aguas de lluvia para su posterior infiltración, reúso o, simplemente, para ser retenida durante las tormentas, liberándola al sistema pluvial tradicional luego de que cese la misma (cuando las tuberías poseen más espacio para absolverla).

Al mismo tiempo, la compañía cuenta con expertos de experiencia a nivel nacional e internacional, que trabajan arduamente para desarrollar productos que reparen y optimicen las fugas de agua de manera efectiva, sin tener que modificar completamente los sistemas de agua ya existentes, optimizando tiempos y recursos. Amanco Wavin se renueva y mejora sus productos de forma continua con el apoyo de su Departamento de R&D, Wavin T&I (Technology and Innovation), que esta enfocado en prestar servicio a las distintas unidades de negocio de la empresa, para ayudarlas a brindar portafolios de productos con las mejores prestaciones posibles, y a la medida de las necesidades del mercado.