• 24/05/2024 10:47

Los hermanos imputados de un abuso van a prisión porque no tiene un domicilio donde cumplir el arresto

Abr 11, 2024

La jueza de control de General Pico, María Jimena Cardoso, dispuso hoy la detención efectiva, en una dependencia policial, de los dos hermanos que están formalizados por el delito abuso sexual con acceso carnal agravado, en perjuicio de un menor.

La medida fue adoptada en una audiencia multipropósito realizada a las 13.30 en el Edificio Judicial, y que se extendió por 40 minutos, a raíz de la imposibilidad material de hallar otro inmueble para que los imputados cumplan con la prisión preventiva dispuesta bajo la modalidad de arresto domiciliario.

Después de que el martes un grupo de personas concurriera hasta la vivienda de los hermanos, en el Barrio Rucci, y se produjeran incidentes, Cardoso resolvió el traslado de ambos a otro domicilio de General Pico. Sin embargo, la propietaria pidió que no sean alojados allí frente al temor de que se repliquen los hechos violentos y las amenazas.

Ante esa petición, y aun manteniendo la magistrada el criterio de que “los elementos de convicción existentes son endebles”, y que los peligros procesales planteados por la fiscalía para imponer la prisión efectiva pueden evitarse con la aplicación de una medida sustitutiva; ordenó que los hermanos sean alojados en una dependencia policial.

Por qué? Porque al no contarse con un domicilio alternativo para que cumplan con el arresto domiciliario, esa medida sustitutiva deviene de imposible cumplimiento.

Además, como consecuencia de lo ocurrido anteayer, y teniendo en cuenta la situación puesta en conocimiento por la propietaria del domicilio, Cardoso argumentó que existe un claro riesgo para la seguridad de sus ocupantes y los vecinos del lugar. En cambio, con ambos imputados en una comisaría se garantizaría la seguridad de las personas, pero también la necesaria custodia del cumplimiento de la medida de coerción, evitando riesgos eventuales para la comunidad.

De la audiencia participaron, además de la jueza, la fiscala Ana Ballari, la defensora oficial María Soledad Forte, los imputados y la dueña de la casa donde debían cumplir el arresto.