• 20/07/2024 09:12

Murió el «hombre gato» que asesinó a su madre y su tía en Mendoza

Jul 8, 2024 , , ,

Luego de sufrir una descompensación y no poder ser reanimado por los médicos, el ingeniero electrónico israelí Gilad Gil Pereg, conocido como el «hombre gato», murió anoche en Mendoza. El deceso se produjo en el hospital penitenciario El Sauce, donde el sujeto de 42 años fue trasladado de urgencia.

Gil Pereg era conocido mundialmente como el «hombre gato» debido a su particular comportamiento durante su estancia en la cárcel. Fue condenado a prisión perpetua por los crímenes cometidos en 2019 en Guaymallén, Mendoza, cuando asesinó a su madre y su tía (Pyrhia Saroussy y Lily Pereg).

En noviembre del 2021, y mediante un juicio por jurado popular, Gil Pereg fue condenado a prisión perpetua con una decisión unánime. El israelí se mantuvo firme en su postura de que no tuvo nada que ver con los sucesos.

“Me están intentando culpar a la fuerza. Quieren decir que yo hice cosas que yo no hice… Es fácil usarme como un target. Por eso, apenas hice la denuncia de que desaparecieron mi mamá y mi tía, enseguida empezaron a buscar la forma para acusarme a mí de su desaparición. Por eso, me hicieron tantos allanamientos en casa”, expresó en aquella oportunidad. Aún así, fue condenado a perpetua.

Para el momento del juicio, Gil Pereg ya era conocido como el «hombre gato» por algunos videos de su comportamiento en prisión, que se habían viralizado. Por ejempo, se lo veía en una posición animal, maullando y moviéndose de forma extraña.

En este sentido, el fiscal Fernando Guzzo aseguró que no negaban que padecía una patología, pero que eso no lo tornaba inimputable. Habló de un «asesinato despiadado» con «plena consciencia de la criminalidad de sus actos», y afirmó que «ni el maullido más fuerte puede acallar ni distorsionar la realidad de la humanidad del acusado y su juicio crítico al momento del hecho».

Aquel primer video, que apareció en marzo de 2019, mostraba a Gil Pereg en la cárcel de San Felipe. Alojado en la celda más aislada, el «hombre gato» maullaba con fuerza, generando el enojo de los demás presos. Cuando los guardias se acercaron a ver qué ocurría, encontraron al ingeniero desnudo, en cuatro patas y con la clara intención de atacarlos.

En aquella oportunidad, la defensa de Gil Pereg convocó a Mariano Narciso Castex, un célebre psiquiatra forense. Según aseguró Castex, el ingeniero padecía «licantropía», una condición que genera que el humano se crea un animal y que suele estar asociado al concepto ficcional de «hombre lobo».

Los crímenes por los que fue condenado generaron una gran conmoción en su momento. Es que en enero de 2019, la madre y la tía de Gil Pereg habían desaparecido en Guaymallén, y luego se encontraron sus huesos enterrados en el fondo de una propiedad que pertenecía al ingeniero.

Lo curioso era el contexto: Gil Pereg vivía en una casa sin muebles, sin servicios, con solo un colchón en el piso y mucha mugre; y además estaba acompañado de 10 gatos. En las fotos del lugar se podían observar muchas bolsas de alimento balanceado y una colección de pornografía en DVD.

Además, hallaron varias fundas para armas y encontraron tres pistolas en su casa. Una de ellas fue utilizada para el asesinato de su tía, mientras que su madre murió luego de ser atacada a golpes.