• 13/04/2024 06:04

Dramático golpe comando en un canal de televisión de Ecuador

Ene 9, 2024

Un grupo de delincuentes armados tomaron el lugar y secuestraron a varios trabajadores. También hubo incidentes en la Universidad de Guayaquil. Las medidas del Gobierno.

Ecuador vive horas de máxima tensión por el avance de bandas de delincuentes en el país. Este martes un grupo armado tomó un canal de televisión y secuestró a varios trabajadores. También se reportaron incidentes en una universidad.

La situación ocurrió en plena transmisión de TC, en Guayaquil. Encapuchados y armados, los asaltantes obligaron a los empleados del lugar a tirar al piso. A un presentador a su vez le colocaron un explosivo en su ropa y lo obligaban a pedirle a la Policía que se retirara.

Uno de los atacantes se paró delante de una cámara y envió un mensaje temerario: «Para que sepa que no se deben jugar con las mafias». Además se escucharon disparos, aunque no hubo reportes oficiales de las consecuencias del hecho.

«Qué se vaya la Policía, qué se vaya la Policía», rogaba uno de los conductores mientras era amenazado por los criminales. En ese momento se escuchó también la advertencia de uno de los encapuchados: «Diles que tenemos bombas».

La Policía de Ecuador emitió un breve comunicado apenas se conoció el ataque.»Ante el ingreso de delincuentes a las instalaciones de un medio de comunicación en Guayaquil, nuestras unidades especializadas se encuentran desplegadas en el lugar para atender esta emergencia», señalaron.

Momentos después volvieron a realizar un posteo en Twitter, donde informaron la detención de varias personas vinculadas con el ataque en el medio de comunicación.

El golpe comando se produjo en medio del toque de queda que el presidente Daniel Noboa dispuso en el país tras la fuga de dos peligrosos criminales integrantes de los grupos Los Choneros y Los Lobos.

Las autoridades adjudican el ataque a grupos narcos que ganan terreno en algunas regiones de Ecuador, una situación que desató una crisis en materia de seguridad en esa nación.

Incidentes en la Universidad
Tras el golpe comando en el canal de televisión, también se reportaron incidentes en la Universidad de Guayaquil, donde estudiantes y docentes tuvieron que refugiarse de los grupos violentos.

En el campus se observaron corridas, mientras que algunos videos mostraron cómo los alumnos buscaban refugio en las aulas ante las amenazas de los delincuentes. Video:

Frente a este episodio, el Ministerio de Educación de Ecuador dispuso la modalidad «no presencial» hasta el viernes 12 de enero en todo el sistema educativo nacional.

El Gobierno advirtió que la medida incluye a los colegios de régimen estatal, municipal y privado. Infobae indicó que la Universidad de Guayaquil suspendió todas las actividades en sus instalaciones, al igual que otros centros educativos.

Movilizan al Ejército
El presidente Noboa ordenó al Ejército restablecer el orden y «neutralizar» a las bandas armadas. El jefe de Estado dispuso la medida en medio de los diferentes ataques en el país.

«He ordenado ejecutar operaciones militares para neutralizar a estos grupos», remarcó el mandatario que asumió el 23 de noviembre pasado, elegido para completar el mandato del renunciante Guillermo Lasso.

En una publicación a través de redes sociales, Noboa señaló: «He firmado el decreto ejecutivo declarando Conflicto Armado Interno e identifiqué a los siguientes grupos del crimen organizado transnacional como organizaciones terroristas y actores no estatales beligerantes: Águilas, ÁguilasKiller, Ak47, Caballeros Oscuros, ChoneKiller, Choneros, Covicheros, Cuartel de las Feas, Cubanos, Fatales, Gánster, Kater Piler, Lagartos, Latin Kings, Lobos, Los p.27, Los Tiburones, Mafia 18, Mafia Trébol, Patrones, R7, Tiguerones».

Alerta máxima
En las elecciones presidenciales desarrolladas el año pasado, Noboa tuvo que completar su campaña con chaleco antibalas después del asesinato de Fernando Villavicencio, el periodista que investigó a los narcos y que fue candidato a presidente.

Durante el proceso electoral hubo ocho dirigentes políticos asesinados, un escenario que aumentó la preocupación en Ecuador.